domingo, 6 de septiembre de 2009

Bolsas, electricidad y a poner buena cara

Yo siempre he sido cauto con las propuestas que desde el gobierno se intentan impulsar, me da igual que sean propuestas de izquierdas o de derechas, pero si además emanan de la Unión Europea todavía intento tener más precaución. ¿Sabéis de que estoy hablando?

Me he llevado una sorpresa (relativa, ya que me lo esperaba, la sorpresa hubiera sido si no hubiera habido sorpresa) cuando ayer fui a comprar al Carrefour de toda la vida, (bueno, de toda la vida tampoco, no nos olvidemos del Pryca de toda la vida, ese si) y me encontré cara a cara con la nueva propuesta de ayuda al medio ambiente.
Como casi todas las medidas que se toman para ayudar al medio ambiente parece que deben estar enlazadas al consumo del cliente. ¿La sorpresa? Que ahora las bolsas que no contaminan, las bolsas que son tan beneficiosas para el medio ambiente, cuestan dinero.
Así es, cinco céntimos por bolsa, y me llevé cinco de estas bolsas hechas con fécula de patata que en unos tres meses ya han sido destruidas por el paso del tiempo.
Así que veinticinco céntimos que he perdido así como si nada, por ayudar, por ser bueno, por ponerle buena cara a la nueva ley.

Voy a hacerles una pequeña hipótesis en forma de historia.
Imagínese 10000 tiendas Carrefour, que son una cifra aproximada de las que existen, y en ellas imagínese que entran aproximadamente 100 personas (son muchas más, pero vamos a redondearlo de esta forma) que necesitarán 5 bolsas durante los 365 dias del año, (ya se que no abren todos los días del año, pero lo que falta en personas que compran en una tienda Carrefour al día lo saco de aquí) ahora solo queda multiplicar por 0.05 céntimos, el valor de las nuevas bolsas, aunque es cierto que en otros establecimientos las cobra a diez céntimos y en otros a cincuenta, supongo que dependerá de la calidad de la fécula.

¿El total? 91.250.000 millones de euros solo en las dichosas bolsas. Estamos ayudando de sobra a la naturaleza, ¿no? Lo que me molesta no es ayudar y contribuir a una buena causa, sino que la implanten en el peor momento para todos y el mejor para ellos.

Reitero que estoy de acuerdo con ayudar al medio ambiente, a los árboles o a los mares, a los peces o a las aves, pero señores, ya que se ponen a ayudar no le pasen la patata caliente (y nunca mejor dicho) al ciudadano haciéndole creer que todo depende de él, que si le ponemos mala cara a este tipo de propuestas por pagar las nuevas bolsas somos unos “inmorales” con la naturaleza o unos “míseros” y “egoístas” por cinco céntimos.

Al menos se han dignado a dejarnos entrar con otras bolsas para hacer nuestras compras, siempre y cuando sean de estos materiales no contaminantes. La pregunta es ¿hasta cuando permitirán hacerlo?

Y respecto a estar atento también tomo nota con la retirada de las bombillas de 100w, unas bombillas que gastan mucho, eso es verdad, y que el 90% de lo que generan es calor. Ahora se están retirando y no se fabricarán más. Se quiere innovar y que hagamos servir las bombillas de nueva generación, las que duran más, menos gastan y cuestan más dinero.

Dicen que lo que tardan las nuevas en fundirse son tres veces más que las de toda la vida, ¿Entonces este cambio es realmente bueno, ¿no?

Depende para quien. Lo que harán las compañías eléctricas con el visto bueno del gobierno será que pasado un tiempo haya que subir aún más el impuesto del consumo de la luz, para así equilibrar que estas bombillas consumen menos, con lo que las compañías eléctricas facturarán igual que si en nuestros hogares tuviéramos las de antaño. Lo cual estaremos como al principio o aún peor, ya que con la excusa del medio ambiente nos habrán tomado de nuevo el pelo y tendremos que poner buena cara a otra medida que nos obligará a apretarnos aún más el cinturón a final de mes.

3 comentarios:

Mythos dijo...

Siempre acaba pagando la gente de a pie los desmanes de los de arriba. Hoy en día todo es negocio. Antes el medioambiente no interesaba a las compañias, ni a los gobiernos, hasta que se han dado cuenta de que, como todo, puede ser un negocio bastante rentable. Es siempre lo mismo. El mundo está muy mal, las ciudades están contaminadas, estamos destruyendo el medioambiente, hay niños que mueren en África. Así condicionan y aleccionan a la persona de apie, que ha de cargar con la conciencia de los que no la tienen, y gastar su dinero poniendo parches en los problemas del mundo haciendo creer a la gente que se mejora algo cuando todos sabemos que hay ciertas cosas que sólo se podrían arreglar si las grandes compañias y los gobiernos del mundo les interesase hacerlo.
Interesante tu blog.
Gracias por pasar por el nuestro. Ya estas enlazado ;)

Carrefour dijo...

Buenos días:

Desde Carrefour, si nos permites, nos gustaría participar de tu post y matizar tu comentario.
La supresión de las bolsas de plástico más contaminantes responde a la iniciativa de Carrefour de adelantarse y adaptarse con rapidez al Plan Nacional de Residuos que entrará en vigor en 2010. Creemos que el medio ambiente y su conservación es un problema de todos, intentamos aportar soluciones que beneficien al conjunto de la sociedad.
Somos conscientes del mal momento económico que pasan muchos consumidores. Por ello no hemos sustituido las bolsas por una sola opción. La oferta ecológica es amplia (Nylon, Rafia, algodón…) y sus precios variables, cada cliente podrá escoger en función de sus necesidades, y podrá traer cualquier bolsa que tengan.
El fin de la medida no es ni mucho menos lucrativo. Gran parte de los beneficios vamos a destinarlos a seguir participando activamente en proyectos sociales y medioambientales en los que ya colaboramos, así como abrir nuevos frentes que sabemos necesitan de nuestra ayuda. Nuestra última aportación ha sido la firma para la donación de 2 millones de comidas al Banco de Alimentos y Cruz Roja para ser repartidas en 132 ciudades españolas.
Esperamos haber aportado información que pueda ser útil. Te agradecemos que nos hayas dejado participar en tu blog.
Un saludo. Carrefour.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la información facilitada sobre la reciente aportación realizada por Carrefour al Banco de Alimentos y a Cruz Roja. Esto me dará motivos para seguir más de cerca el funcionamiento y el buenquehacer que intentarán las compañias con la nueva campaña de las bolsas de plástico, al menos eso espero, sin embargo, aún sigo pensando (y no por Carrefour, ya que hay miles de tiendas más que seguramente no hagan su aportación a un bien benéfico y comunitario, lo que pasa es que fue con Carrefour donde comprobé cara a cara la nueva campaña y debía nombrarla)que quedarán muchisimas empresas que no ayudarán y si que se lucrarán de esta propuesta, sino fuera así realmente me llevaría una grata sorpresa, cosa que me alegraría enormemente.

Nuevamente gracias por la información, espero que Carrefour como empresa grande y modelo con su propuesta sea un ejemplo de entidad solidaria para las demás empresas.

Un saludo. Pankéyev.

Publicar un comentario