sábado, 7 de noviembre de 2009

Como conocí... True Blood

Pues sinceramente el titulo de la entrada no tiene mucho que ver con lo que voy a escribir.
Siendo sincero voy a hablar sucintamente de dos series, pero no de cómo conocí a una de ellas.
Es posible que a True Blood, también conocida como Sangre Fresca, la conociese por pimera vez gracias a su magestual videoclip, en la que cada imagen es un todo de la música que suena de fondo, me encata.
Y a partir de ahí fui viendola. Ya han transcurrido dos temporadas, las he visto en un par de semanas, creo que es una serie que engancha a todo el que quiera verla, aunque te guste o no te guste el tema relacionado con el vampirismo y otros seres extraños.
Esta serie está basada en las novelas de Sookie Stackhouse, cada novela representa a una de las temporadas, aun así del libro a la pantalla se han saltado e inventado algunas que otras cosas, aún así el ritmo de la serie es magnifico. Me gusta, y creo que es por tres razones.
La primera por la relacion que existe entre los personajes, sobretodo entre Sookie y Bill, cabe destacar que ambos actores que los encarnan llevan saliendo en la vida real como pareja desde hace un par de año.
La segunda razon es porque nos da a conocer a más seres que envuelven el mundo de los vampiros, creatividad y derroche de efectos en la serie la hacen no solo más amena, extraña y gustosa, sino más adictiva.
Y la tercera, y creo que es la de más peso es porque cada capitulo empieza conforme acabó el anterior, y eso es lo que hace que te sientes delante de la tele a seguir con la historia de True Blood, porque no existe ningun periodo en la serie que no se cuente, o que te deje al margen sin darte una explicación, es continua y lineal, un diez al guión.

La otra serie de la que quería hablar, puesto que también he acabado con su segunda temporada es Como conocí a vuestra madre, esta si que se realmente como la conocí, o mejor dicho como llegué a ella. Tiene un nombre propio. Neil Patrick Harris.
Me parecía algo insólito el ver a este actor en todas las paginas de series qu

e me iba metiendo, siempre aparecía él. Así que, una recomendación de una amiga sobre la serie no fue suficiente, hasta que supe que aparecía él, fue la guinda de la tarta para atreverme a verla, y no me defraudó, ni Neil ni el elenco de personajes.
Es una serie divertida, y la continué viendo también del tirón, creo que en tres dias había visto la primera temporada y en una semana la segunda.
Los tres motivos posiblemente sean estos;
Porque me hacía recordar a la mítica Friend.
Por su estilo humorístico, es entrañable, acogedor y culto, representando momentos de la vida tan reales como ella misma.
Y porque la continuidad de la historia, tal y como ocurre con Trae Blood, te engancha desde el principio, vas conociendo mejor a los personajes, los tienes tan cerca que incluso parece que los conoces de toda la vida.

Desde aquí estas son mis dos recomendaciones. Si alguien quiere dejarme la suya de alguna nueva serie, novedosa o antigua, extraña o divertida, que no dude en hacerlo.
Un saludo a todos...y sobretodo...a todas ;)

1 comentarios:

krys dijo...

Me encantan también esas dos series. Yo las sigo a ritmo de USA :p
Te recomiendo la nueva comedia: Modern Family :)

Publicar un comentario